parto40semanas

Todo lo que no te da tiempo a preguntar en la consulta…

Infecciones de la herida quirúrgica. Cesárea.

Deja un comentario

Al igual que en cualquier otro tipo de cirugía, la herida abdominal realizada para hacer la cesárea, también puede sufrir una infección.

La incidencia de la infección de la herida quirúrgica tras una cesárea disminuye de forma importante con la utilización de antibiótico profiláctico durante la intervención (cirugía limpia- contaminada). En el caso de la cesárea, el antibiótico se administra por el anestesista o su enfermera, tras la salida del recién nacido (tras el pinzamiento del cordón ya se puede administrar, evitando así el paso de antibiótico al recién nacido).

Entre los factores de riesgo de desarrollar una infección de la herida quirúrgica se encuentran: obesidad, diabetes, tratamiento con corticoides y estados de inmunosupresión, anemia y formación de hematoma.

La infección de la herida quirúrgica no es inmediata, lógicamente. La fiebre por formación de un flemón o absceso de la herida suele aparecer hacia el cuarto día después de la cirugía. Por lo tanto, ante la parición de fiebre puerperal en esos momentos, será necesario explorar la cicatriz en busca de signos inflamatorios (eritema, edema, dolor, aumento de temperatura local).

Tratamiento:

 Antibióticos

 Desbridamiento y drenaje quirúrgico del absceso

Complicaciones de la infección de la herida quirúrgica:

Dehiscencia de la herida: la dehiscencia de la herida afecta a la abertura de la aponeurosis. Suele manifestarse alrededor del quinto día postoperatorio. La mayoría se desarrolla tras la infección uterina y se manifiesta con una supuración serohemática. Se trata de una complicación severa y requiere también tratamiento quirúrgico, con desbridamiento y nuevo cierre.

Fascitis necrosante: se trata de una infección de la herida muy grave y con mortalidad muy alta. Además de complicar la infección de la herida quirúrgica, también puede aparecer en una episiotomía de un parto. Como su propio nombre indica, esta complicación se asocia a necrosis tisular importante. Requiere, además de antibióticos, el desbridamiento quirúrgico amplio con exéresis del tejido necrótico. A veces, la resección de la aponeurosis es tan amplia que requiere el uso de una malla sintética para conseguir el cierre de la pared abdominal.

About these ads

Autor: mactrona

Especialista en Enfermería Obstétrico-Ginecológica. Doctor por la Universidad Católica de Valencia. Profesor de la Universidad Católica de Valencia.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 152 seguidores