parto40semanas

Todo lo que no te da tiempo a preguntar en la consulta debe estar aquí.


1 comentario

Dieta para embarazadas

Dieta equilibrada

Cuando el exceso de peso ganado está por encima del recomendado, podemos ofrecer una dieta equilibrada para que sirva de guía en las comidas. (ver ganancia de peso recomendada)

No cabe duda, que se deben eliminar de la dieta todas las comidas precocinadas, fritos, snacks, bollería industrial, zumos y preparados lácteos industriales.

Con esto no quiero que lo casero es mejor, indudablemente es más saludable, ya que no existen grasas industriales, pero cuidado con nuestras tartas, magdalenas y repostería de las abuelas que de sobra sabemos que no engordan, ¿verdad?.

Aquí os dejo una dieta de 2000 Kcal, dónde el 1 y 2 del desayuno es para variar cada día. En el resto del 1 al 7 es de lunes a domingo. Importante el contro del aceite de oliva.

DESAYUNO

1. Leche semidesnatada (200 ml), 60 g de pan, una cucharada de aceite de oliva y una pieza de fruta

2. Dos yogures desnatados, 6 galletas tipo María, queso de untar (30 g) y un zumo de naranja

MEDIA MAÑANA

1. Café solo o infusión, 60 g de pan, jamón York (50g) 2. Leche semidesnatada (200 ml), 4 galletas tipo María

COMIDA

1. Lentejas (80 g) guisadas con patatas (100 g). Lenguado (150 g) a la plancha con champiñones. Una pieza de fruta.

2. Pasta (75 g) con carne picada (125 g), guisantes (60 g) y salsa de tomate. Una pieza de fruta 3. Espinacas (300 g) rehogadas con ajetes. Un filete de ternera (125 g) empanado (10 g de pan

rallado) con patatas (100 g). Pan (60 g). Una pieza de fruta 4. Arroz blanco (60 g) con salsa de tomate. Un huevo frito con poco aceite, Pan (40 g). Una

pieza de fruta. 5. Berenjenas (250 g) a la plancha. Trucha (125 g) al horno con una loncha de jamón y patatas

(100 g). Pan (60 g). Una pieza de fruta 6. Sopa de fideos (caldo vegetal, pasta 15 g). Filete de pavo (125 g) a la plancha con patatas

(125 g).Ensalada de lechuga y tomate. Pan (40 g). Una manzana asada. 7. Patatas (100 g) guisadas con guisantes (120 g) y costillas (120 g). Ensalada de lechuga y

tomate. Una pieza de fruta.

MERIENDA

1. Café solo o infusión, 60 g de pan, jamón York (50g) 2. Leche semidesnatada (200 ml), 4 galletas tipo María

CENA

1. Menestra de verduras (250 g) con guisantes (60 g). Pescado blanco (150 g) con patatas (120 g). Pan (40 g). Una pieza de fruta

2. Pisto de pimiento y berenjena (200 g). Tortilla francesa con queso semigraso (30 g). Pan (60 g). Yogur desnatado

3. Puré de verduras (200 g). Filete de emperador (150 g) a la plancha con patatas (100 g). Pan (40 g). Yogur desnatada.

4. Hervido de patata (150 g) con zanahoria (100 g), judías verdes y calabacín. Pescado blanco (150 g) al horno con cuatro espárragos blancos. Una manzana asada

5. Ensalada de pasta (60 g), atún de lata (80 g), guisantes (60 g), tomate (150 g), maíz (50 g). Una pieza de fruta.

6. Acelgas hervidas con patatas (200 g). Pollo (125 g) a la plancha con un tomate. Pan (60 g). Yogur desnatado.

7. Alcachofas y espárragos verdes (200 g) a la plancha. Sardinas (125 g) a la plancha con patatas (100 g). Pan (40 g). Yogur desnatado.

ACEITE DIARIO 40 ml  (3-4 cucharadas soperas, oliva o girasol).

Fuente: Sociedad Valenciana de Endocrinología


1 comentario

Analgesia epidural en el parto.

Anestésico antes del catéter epidural

La analgesia epidural representa  un  índice  de  calidad muy importante en la prestación asistencial a la mujer embarazada. No voy a explicar lo que es, porque todo el mundo la conoce, pero sí os diré que es una analgesia y no una anestesia. La diferencia es importante, debido a que el sufijo “algesia”, significa dolor, por tanto, analgesia es la eliminación del dolor. Se debe entender, que elimina la parte sensitiva de la contracción del útero. En cambio, anestesia, es la abolición de la sensibilidad tactil y motora, por tanto, cuando se pone anestesia  , no se siente ni dolor ni se puede mover nada.

Por tanto, para entendernos, la analgesia epidural quitará la sensación dolorosa, que es lo que se desea, pero mantendrá la sensibilidad motora, es decir, que podrás mover las piernas.

Muchas mujeres, creen que con la epidural, se les van a dormir las piernas y que de ombligo para abajo no notarán nada. No tendría sentido, pues no notarías la presión, necesaria para empujar y parir. Cuando el feto alcanza los 10 cm de dilatación, esa sensación se tiene, tanto si llevas epidural como si no, es como unas ganas de hacer “caca”, e indica que la fase de expulsivo va a comenzar. Esa presión, no la debe eliminar la epidural para que puedas colaborar en el expulsivo.

¿Cuándo es recomendable ponerla?

A partir de los 3 a 5 centímetros. Con más de 8 cm ya no valdrá la pena, si es tu segundo hijo.

¿Qué complicaciones tiene?

Inmediatas: bajada de la tensión arterial, nauseas y vómitos serían las más comunes.

Tardías: la punción dural sería la más frecuente, la cual, producirá un dolor de cabeza muy fuerte y sensación de falta de fuerza para aguantar el peso de tu cabeza. Ocurre porque se ha puncionado un espacio más profundo, y se pierde cierta cantidad de líquido cefaloraquídeo. Esta pérdida de líquido produce la cefalea (dolor de cabeza).

¿Cuándo no se puede administrar?.

Negación tuya, falta de colaboración (moverte mientras se está insertando el catéter), problemas de coagulación e infección materna. Se ha hablado mucho de los tatuajes, si no es uno muy grande que abarque todo la zona de punción, no debería haber problema, aunque esto lo valora el anestesista.

¿Qué pruebas son necesarias para su administración?

Análisis de sangre para ver la coagulación y los leucocitos (descartan infección), y firmar el consentimiento informado de la técnica.

 

Las pruebas del talón

1 comentario

20120927-153704.jpgLas pruebas metabólicas, también se conocen como pruebas del talón o pruebas de subnormalidad. Se realizan a todos los recién nacidos, tanto en hospitales públicos como privados, en la primera semana de vida.

La prueba se realiza antes del alta y determinarán distintas enfermedades como el hipotiroidismo y la anemia de células falciformes, la fenilcetonuria y la fibrosis quística. Con el tiempo se van añadiendo enfermedades detectables. Actualmente son 7. 

¿Qué producen estas enfermedades?.

– Hipotiroidismo: déficit de hormona tiroidea, lo cual produce retraso mental y cretinismo. Supongo que todas conocéis el cuadro de Velázquez de “Las Meninas”, pues bien, los infantes pequeños tienen cretinismo, falta de crecimiento y retraso mental.

– Anemia de células falciformes: es una anemia típica en la raza negra, está relacionada con infartos en la edad adulta.

– Fenilcetonuria: déficit de una enzima llamada fenilalanina, capaz de digerir proteínas. Cuando se inicia la alimentación protéica, carnes, pescados, leche y huevos, al tener un déficit y no poder metabolizarlas, van acumulándose en retina y cerebro, produciendo retraso mental.

– Fibrosis quística del páncreas: enfermedad caracterizada por acúmulo de secreciones a nivel general. Causa la muerte prematura.


1 comentario

No se deben utilizar las fajas postparto

Faja postparto

Tras un parto el abdomen no queda como antes del embarazo, queda distendido y muchas mujeres piensan en que con una faja abdominal todo volverá a ser lo que era.
¿Habéis visto como queda un brazo tras retirar un vendaje inmovilizador o yeso?. La inmovilidad, produce falta de tono en los músculos y esto mismo producirán las fajas compresivas.

Las fajas postparto, las de velcro que se cruza y aprieta, están contraindicadas debido a que agravan la flaccidez de los rectos anteriores (abdominales) y por tanto, no consiguen la recuperación deseada. Además, al comprimir en exceso, pueden agravar un problema de hemorroides, si antes existían.

Otra cosa bien distinta son las bragas altas, que se podrían utilizar para salir a la calle y reducir el problema estético de forma temporal.

Para comprender porqué no debemos comprimir el abdomen tenemos acudir de nuevo a la anatomía. Justo a los lados del ombligo, pasan los rectos abdominales, son esos músculos que marcan la “tableta de chocolate”, quién la tenga. Al quedarte embarazada, estos músculos deben ceder el paso para que el útero vaya creciendo, y por tanto, se irán separando hacia los lados. Si estás de unas 30 semanas puedes hacer una prueba: túmbate en la cama e intenta hacer un abdominal mirándote los pies. Verás que en la zona de tu ombligo sobresale un bulto alargado y ancho. Este es el paquete intestinal, y sale gracias a que los rectos abdominales se han separado.

Tras el parto, y dependiendo del peso engordado total, la flaccidez abdominal irá reduciéndose conforme vayan juntándose los rectos anteriores, mejores el estreñimiento y retención de gases. Es un problema estético transitorio, que se resolverá sin compresiones.

Consejos:

– No utilices fajas de compresión.

– Puedes utilizar bragas altas.

– Utiliza cremas de tonificación postparto.

– Dieta equilibrada, abundante agua, consumo de fibras y ejercicio diario (pasear a tú bebé).

– Ten paciencia, todo vuelve poco a poco a la normalidad.


1 comentario

Contracciones de parto. Cómo son y que debo tener en cuenta.

Lo que marca el inicio de parto, son la aparición de las contracciones regulares. Para saber si lo son o no, debes coger lápiz y papel y ponerte una mano sobre tu barriga.

Cuando notes que se pone dura, independientemente del grado de dolor, apunta la hora en el papel. Cuando lleves alrededor de 1 hora podrás ver si se repiten en el tiempo y su regularidad. Cuando son regulares se repiten en el tiempo con un cierto grado de cadencia, no esperes que sean exactas. Por ejemplo, sí son cada 10 minutos, podrás observar que serán entre 9-12 minutos.

No debes alarmarte si al principio son muy seguidas, debes darte un par de horas de margen, ya que a veces acaban espaciándose y desapareciendo. No es habitual tener contracciones antes de las 37 semanas, por tanto, si esto te ocurriera, debes acudir a un centro sanitario para una valoración.

En cambio, si ya estás de más de 38 semanas y es tu primer embarazo, deberás acudir al hospital cuando dichas contracciones sean cada 5 minutos, y estés valorándolas un par de horas. Sí es tu segundo hijo, deberás acudir antes, cuando sean cada 10 minutos.

Consejo:

Las contracciones cambian su duración e intensidad, dependiendo de tu posición:

– Si estás tumbada: serán más intensas y menos frecuentes.

– Si estás paseando: serán menos intensas, pero más frecuentes.

Al inicio del parto, se aconseja que pasees, por tanto, serán menos intensas pero más frecuentes.

Acuérdate de leer “Cómo saber si estoy de parto!!” y “Cuando acudir al hospital sin demora


1 comentario

Hierro en el 2º Trimestre de embarazo

A partir de las 13 semanas de gestación, empieza el 2º Trimestre. Es el conocido momento dulce de la embarazada, pues empezarán a remitir muchos de los síntomas molestos: nauseas y vómitos, cansancio y sueño, molestias pélvicas tipo regla, dolor de pecho, orinar continuamente, etc.

A la vez, es un trimestre en el que se inician la adaptación entre madre-feto, es decir, que todos esos cambios que has sufrido, se van a llevar mucho mejor. Te encontrarás ágil, ilusionada porque ya ha pasado el famoso resultado del triple screening, sexualmente más activa debido a la pérdida del miedo al aborto, etc.

A nivel hematológico se produce un cambio que producirá una anemia fisiológica en el embarazo. Digo fisiológica porque no es patológica, todas las embarazadas la acusan debido a que existirá un mayor volumen de plasma en vuestra circulación y vuestros glóbulos rojos estarán diluidos. Por eso, también se conoce como anemia por dilución.

El hierro oral, será necesario si la hemoglobina (transportadora de oxígeno), es inferior a 11 mg/dl, ya que producirá que tu oxigenación y la del feto sean peores. Lo notarás al subir escaleras, te cansas y no aguantas como antes del embarazo.

El hierro producirá un aumento de la actividad formadora de glóbulos rojos de tu médula ósea. Se puede tomar hierro puro (Ferbisol, Ferrosanol, Ferplex, Tardyferon, Ferogradumet, Kilor, etc) o bien combinado con multivitaminas (Gestagyn Embarazo, Natalben Supra, Femibion, Femasvit, etc), dependerá del grado de anemia.

Un par de consejos:

1.- Nunca tomes el hierro, cualquiera de los que he citado, con leche, yogur o queso. El hierro con los derivados de la leche precipita y no se absorbe. Lo digo porque muchas embarazadas lo toman en AYUNAS, es decir, al levantarse de la cama, pero inmediatamente después desayunan leche.

Lo ideal es tomarlo 1 hora antes de comer o cenar, en la merienda con un zumo de naranja o si se olvida 2 horas tras las comidas.

2.- Cuando inicies el tratamiento verás que las deposiciones son negras. El patrón intestinal también se suele alterar, lo más común es el estreñimiento. Si se agrava debes consultar para poder recomendarte otra marca.