parto40semanas

Todo lo que no te da tiempo a preguntar en la consulta debe estar aquí.


1 comentario

¿Cuáles son los signos de alarma que tienes que consultar en el tercer trimestre?

Durante el tercer trimestre (25-40 semanas), debemos estar atentos a una serie de signos que podrían desencadenar un parto prematuro (ver enlace) o bien complicaciones en nuestro embarazo. Por tanto, deberías consultarlo con tu ginecólogo o matrona.

¿Qué debemos observar?.

1) Fiebre de más de 38ºC. La fiebre siempre se produce por una casusa infecciosa y la más probable es la infección urinaria.

2) Vómitos repetidos o intensos: En el primer trimestre es habitual que un gran parte de las embarazadas tengan nauseas o vómitos que deben empezar a remitir a partir de las 13 semanas. Vomitar en el tercer trimestre también puede estar relacionado con una infección urinaria.

3) Dolor abdominal o contracciones: a partir de las 24-25 semanas aparecerán las contracciones Braxton-Hicks (ver enlace) que son normales e irregulares. La tensión del abdomen, con dolor o sin dolor, que tiene regularidad en el tiempo es lo que te debe preocupar debido a que puede producir dilatación y derivar en un parto prematuro.

4) Dolor de cabeza intenso o permanente: Ante un dolor de estas características siempre deberemos controlar la tensión arterial. Una embarzada no puede tener una cifra superior a 140 de máxima y 90 de mínima. El proceso se conoce como preeclampsia y se deb consultar de inmediato.

5) Hemorragia o sangrado vaginal: Lo habitual es que desde la última regla ya no hayas sangrado más, y es un signo de alarma porque puede estar relacionado con un problema del cuello uterino o con la placenta (ver enlace). Tienes que distinguir entre sangrado y marcado, el primero es abundante y el segundo apenas una gotas. El importante lógicamente es el primero (ver enlace).

6) Ausencia o disminución de movimientos fetales: el bebé se debe mover hasta el final. No es verdad que porque sea cada vez más grande y ocupe más espacio en el útero no se mueve tanto. Lo habitual es notar de 4 a 5 movimientos al día. Si no se mueve túmbate del lado izquierdo, bebe abundante líquido, come algo dulce y moléstalo tosiendo fuerte o apretando tu barriga con las yemas de los dedos. Al momento responderá.

7) Secreción acuosa vaginal: El notarse mojada durante el último trimestre puede deberse a varias causas (ver enlace). La que nos preocupa es que rompas la bolsa de las aguas. Si se produce antes de que el embarazo esté a término (37 semanas) debes acudir de inmediato al Hospital.

 

Todos los mencionados son fáciles de recordar y ante la duda debes consultar.

 


1 comentario

Distinguir entre falsas contracciones de parto de las verdaderas.

miracleLa mujer que pasa por su primer embarazo tiene curiosidad por saber cómo son las contracciones del parto. Suele preguntar a otras madres, amigas, familiares, etc., o sin quererlo se lo cuentan otras mujeres (que a esto también hay afición).

Bien, la pregunta del millón está en cómo distinguir las contracciones de parto, de las que no lo son.

Las contracciones de parto (ver este enlace) son:

1) Regulares: entre ellas se repiten con una cierta cadencia.

2) Dolor: suelen ser dolorosas. Al principio no pero paulatinamente se irá incrementando conforme avance la dilatación. La molestia se irradia hacia la vejiga, por eso algunas notan como si se orinaran, o hacia las lumbares.

Las falsas contracciones de parto, también llamadas contracciones de Braxton-Hicks son:

1) Irregulares: no se repiten en el tiempo de forma ordenada. Puede tener entre 5 y 20 al día, y se asocian a una mayor actividad. Por ejemplo, si limpias cristales, llegas tarde a coger el autobús o cualquier evento parecido. Observarás que después de esto el vientre se te pone duro y luego se relaja.

2) No duelen, tan solo notarás que se tensa.

Estas contracciones  no deben asustarte porque no van a producir dilatación del cuello uterino y por tanto desencadenar  un parto prematuro, suelen aparecer a partir de las 24-25 semanas de gestación.

Consejo:

– Anota cada cuanto se repiten y podrás observar que no son regulares. Puedes tener 3 en 10 minutos y luego 1 cada 30 min y después desaparecer.

Túmbate del lado izquierdo (ver este enlace), bebe más líquidos y verás como desaparecen al momento.

 


Las 5 cosas que debes saber para afrontar una cesárea.

Photo Credit: Nikki McLeod via Compfight cc

Photo Credit: Nikki McLeod via Compfight cc

Cómo ya sabéis la cesárea es una cirugía que puede ser programada o urgente ante la imposibilidad de un parto vaginal.

Cuando son electivas (programadas) por algún motivo que de forma previa al inicio del parto, (bebé de nalgas, gemelares, fractura de pelvis materna, glaucoma de ángulo estrecho, etc..) te indicarán una fecha en la que te harán la intervención.

A partir de este momento, puedes estar más nerviosa debido a que el tener que pasar por quirófano es un proceso que no agrada a nadie. En esta entrada te cuento las 5 cosas que nadie te ha comentado antes.

¿Qué debes esperar?

1.- Frío.

El quirófano es frío, entre 20-21 grados. Además de esto, junto con los nervios, las ayunas de 12 horas y el estar completamente desnuda hará que puedas temblar.  A partir que te sienten para ponerte la anestesia raquídea ya no podrán cubrirte con ninguna manta, debido a que se necesita formar un campo estéril para su administración. Posteriormente te tumbarán y pintarán toda la barriga con un antiséptico (también frío). Después te taparán con tallas verdes estériles para crear la zona estéril para la intervención. Tras la intervención se suele poner una manta especial por la que se administra aire caliente para que te recuperes de tu viaje al Polo Norte.

2.- Notarás tirones.

No debes notar dolor, solo tirones y presiones. Si notaras el bisturí dilo inmediatamente para que comprueben la anestesia, puede que hayan empezado demasiado pronto (es más típico en las cesáreas urgentes).

Separan los músculos tirando el cirujano y el ayudante uno de cada lado, por eso notarás esas sensaciones. A la hora de sacar al bebé, puede que te compriman la barriga para ayudar, por tanto otra molestia más.

3.- No verás al bebé/s enseguida.

Puede que oigas llorar a tu bebé pero nadie te lo enseñará hasta que el Pediatra lo revise. Hay que aspirarle las secreciones, que tendrán por no haber pasado por la pelvis materna. En algunas maternidades ya se está haciendo el piel con piel en las cesáreas, es decir, que te pongan al bebé entre tus pechos nada más nacer, ojalá podamos hacer esto pronto.

4.- Puedes notar una sensación de cansancio y sueño.

A veces se administra un medicamento intravenoso para relajar a la madre y para que su útero esté más blando. El síntoma es que estés algo adormecida.

5.- Molestia/Dolor tras la cirugía

Entre la cirugía y 2-3 horas vas a notar dolor en la herida quirúrgica. Debes solicitar analgésicos y no aguantarte, no seas sufrida y acepta las drogas durante unos día. Notarás que llevas una sonda vesical, para que tu vejiga siempre esté vacía, eso ayudará a que el útero tenga espacio para ir reduciendo su tamaño y sangre menos. Por cierto, la pérdida de sangre en una cesárea es aproximadamente de 1 litro, por tanto no es conveniente llegar con mucha anemia a la intervención.

También llevarás un apósito apretado en la zona de la herida. Si tienes mucho dolor que no cede tras los analgésicos deberán levantarlo para comprobar que no existe ninguna complicación.

 

Prepárate para afrontar este acontecimiento cargado de sentimientos, por fin va a nacer tu esperado bebé. La recuperación de la madre es mayor a la que tiene cualquier paciente tras un cirugía; mientras a una persona no embarazada le quitan la vesícula a ti te abren la barriga pero tienes el premio de tú bebé.

Se fuerte psicológicamente, el quirófano impresiona. Todo el mundo está concentrado en su trabajo y la prioridad 1 es tú bebé, por primera vez en todo el embarazo eres la número 2. Tras la salida del recién nacido, un equipo se encarga del bebé y otro de ti.

Esta cirugía es de tipo mayor, no la banalicemos. A veces lo frecuente se transforma en lo normal, porque sea una cirugía muy común no está exenta de riesgos y/o complicaciones.

Mucho ánimo.


¿Quieres saber qué y cuanto debes comer durante el embarazo?

Las necesidades nutricionales durante el embarazo, al contrario de lo que te parezca, no son muy diferentes a los de una mujer no embarazada.

Tan solo a partir del 2º y 3er trimestre (de 13 semanas hasta el final), se debe suplementar con 300 Kcal más al día la dieta anterior.

¿Y eso cuanto es?

Tan solo 1 vaso más de leche semidesnatada al día.

¿Es mejor seguir una dieta típica de alimentos a consumir o una dieta por raciones?

La segunda opción es mejor que la primera. Las dietas de lunes lentejas, martes macarrones, etc… te van a cansar psicológicamente. Es mejor y más práctico plantearte una dieta por raciones, en que tan solo debes contar lo que comes y repartirlo en el día.

Ejemplo: (raciones/día)

Lacteos: 5 raciones. Una ración es: 1 vaso de leche, 2 yogures desnatados o 1 vaso de 60g de queso de Burgos.

Legumbres, pasta, arroz o patatas: 1 o 2 raciones al día. Cocinado son 250 g, es decir, 2 cucharones de sopa en el plato. cada día elige uno de ellos.

Pan: 3 a 6 raciones. Una ración son 50 g. Parte en 5 trozos un pan de cuarto. No vale acumular el pan de la comida que no has usado para un bocata en la cena.

Pescado, carne o huevo: 1 ración (1 filete, 100 g de pescado o 25 g de jamón). Ten en cuenta que ponemos carne a los guisos de legumbres. Estamos sobre alimentados con proteínas; debemos sacar la proteína de los lacteos y no de la carne animal por el exceso de grasa saturada (la del colesterol malo).

Fruta, ensalada o zumo: 5 raciones. Una ración es: 1 ensalada, 1 fruta o medio vaso de zumo. Acostúmbrate a utilizar la ensalada como primer plato, así ya tendrás 2 raciones de las 5.

Verdura cocina: 2 raciones. Hervido para cenar. Al igual que con la carne en el ejemplo de las legumbres, utilizamos verduras en las guarniciones.

Aceita de oliva: 7-10 raciones. Pon en una taza de café de 7 a 10 cuharadas soperas de aceite, esa será tu dosis diaria para todo lo que cocines. Puedes comprar el aceite presurizado para consumir menos cantidad.

Chocolate: 1 ración, que es una onza o 1 cuadradito. Fuente de magnesio muy válida para tu cerebro.

Sal yodada, sin restricción.

Ejercicio físico 40 minutos al día-.

 

El laboratorio Almirón ha creado una calculadora online para que las embarazadas puedan comparar los alimentos que consumen y mejorar los malos hábitos o carencias.

https://www.almiclub.es/almimamas/herramientas/calculadora_nutricional

 


¿Puedo vacunarme de la gripe si estoy en el primer trimestre de embarazo?

El programa de vacunación antigripal que desde finales de los años ochenta se lleva a cabo en las distintas comunidades autónomas, tiene como objetivo disminuir la frecuencia de la enfermedad en aquellos grupos de población considerados de riesgo.

Las mujeres embarazadas forman parte de los grupos de riesgo medio (B.4) según el Advisory Committee on Inmunization Practices (ACIP).

A partir del 2004 se recomienda la vacunación antigripal en cualquier trimestre de gestación estando su seguridad bien documentada.

La ventaja de vacunar a la embarazada es doble debido a que se confiere inmunidad tanto a la madre como al recién nacido, hasta los 6 primeros meses de vida.

Vacúnate.


Comprar un sacaleches manual o eléctrico

Esta es la pregunta del millón. Existen distintas aspectos que hay que valorar a la hora de elegir el sacaleches.

1.- El precio

La diferencia es bastante importante, posiblemente ronda los 50€ entre automático-manual.

2.- Marca

En mi opinión, Medela marca la diferencia. En el caso de elegir el Modelo Swing (vídeo), el precio es un poco caro (120€), pero estarás comprando lo mejor del mercado. Los modelos manuales pueden estar entre 80 y 50 €.

3.- Marca de biberones que utilices

Cada  sacaleche está diseñado para enroscar directamente con el biberón de su misma marca y son incompatibles con el resto de marcas. Por ejemplo, sí sabes que tu bebé le gusta los biberones/tetinas de Avent no se te ocurra comprar un sacaleches de la marca Chico porque serán incompatibles y tendrás que traspasar la leche para que se la puedan dar en su biberón.

4.- Comodidad

Obviamente el automático es más cómodo que el manual pues con darle a un botón el resto lo hace solo. El manual puede cansarte la mano, pues a veces las extracciones se hacen largas (20 min aproximadamente).

5.- Duración de lactancia materna

Algunas madres se plantean tener una lactancia materna limitada en el tiempo. Para periodos cortos de tiempo 1-2 meses no valdría la pena invertir en un sacaleches automático pues no lo vas a rentabilizar.

Como podrás observar debes valorar no solo el precio para decidirte por una marca u otra. La decisión es tuya.


Mioma durante el embarazo

¿Qué son los miomas?

Los miomas o leiomiomas son tumores benignos del tejido muscular, siendo frecuentemente asintomáticos.

¿Cuál es su frecuencia?

Se estima que los poseen ≥20% de todas las mujeres y entre el 20-40% de las de más de 30 años.

Un 5% de todas las consultas ginecológicas son por esta causa. Un 5-15% de las intervenciones realizadas en un quirófano de Ginecología se deben a miomas y, entre ellas, más del 65% de las histerectomías (extirpar el útero).

¿Qué los causa?

Parece que están asociados a la edad (30-45 años), raza negra, herencia, factores hormonales (es frecuente en mujeres con síndrome de ovarios poliquísticos y endometriosis), obesidad. Como anécdota, es menos frecuente en mujeres fumadoras y más frecuente en solteras y sin hijos.

¿Qué produce?

Infertilidad: Aunque evidentemente se aprecia un mayor número de abortos en portadoras de miomas (17%), sobre todo del primer trimestre, cabe también descartar otras causas asociadas.

En el embarazo:

-Puede condicionar el aumento de tamaño del mioma, así como dolor y, ocasionalmente, fiebre.

-Pueden producirse más raramente torsiones, hemorragias e incarceración (se queda atrapado).

-Puede producir con más frecuencia una placenta previa o un desprendimiento de placenta.

-Mayor tendencia a la prematuridad.

¿Cómo se diagnostica?

La ecografía clásica permite fácilmente el diagnóstico.

¿Cuál es el tratamiento?.

Si durante el embarazo no existen los problemas descritos anteriormente se deb tener una actitud conservadora. Tras el parto muchas veces reducen su tamaño inicial e incluso desaparecen.