parto40semanas

Todo lo que no te da tiempo a preguntar en la consulta debe estar aquí.


Deja un comentario

Ser madre a los 40 años. ¿Qué debo esperar de mi embarazo?

Photo Credit: MariselaOchmac via Compfight cc

Photo Credit: MariselaOchmac via Compfight cc

Distintos estudios han mostrado que la fertilidad a partir de los 35 años cae vertiginosamente, y por tanto, conseguir un embarazo es más “difícil”.

Sin embargo, el número de mujeres embarazadas con más de 35 años cada vez es mayor, debido en parte a la falta de empleo y/o estabilidad laboral.

Hace 50 años la media de edad de las mujeres para su primer embarazo correspondía a 21 años, en cambio actualmente son 31. En medio siglo hemos retrasado 10 años la maternidad y por tanto, en igualdad de condiciones, en 50 más serían 20 años (41), y espero que esto no ocurra nunca.

Últimamente, se está observando un incremento al alza en mujeres de más de 40 años, en gran medida, gracias a los tratamientos de reproducción asistida. En este caso, es claro que el deseo de gestar se produce por la ausencia de hijos previos, a pesar del calvario que han tenido que soportar hasta lograr que la gestación llegue a término.

También existe un perfil distinto, el que consiguen embarazo de forma espontánea, donde muy frecuentemente existen hijo/s anteriores, pero buscan otro debido a que éste/éstos ya son mayores, y en último lugar los embarazos no planificados.

Antes de buscarlo, ¿debería prepararme de alguna forma?

En este caso, la visita preconcepcional es muy necesaria, pues a la edad biológica se le asocian otros riesgos comunes al resto de mujeres. En estos enlaces encontrarás información específica de cada uno (alimentación, tóxicos, infecciones, enfermedades, factores ambientales).

Es de vital importancia, tener la precaución de tomar ácido fólico y sal yodada, al menos 3 meses previos a conseguir el embarazo. Si tienes sobrepeso u obesidad, se recomienda bajar de peso de forma previa. Y también eliminar cualquier hábito tóxico, tabaco, drogas y cualquier bebida que lleve alcohol.

¿Qué riesgos me esperan durante el embarazo?

Cuando se hablan de riesgos siempre nos referimos a porcentajes que son superiores a la media, es decir, valores estadísticos que se han dado en esas mismas condiciones, pero que de ninguna manera significa que todo lo que se describe vaya a ocurrir en todas las mujeres.

La añosidad (embarazada >35 años), se ha asociado a  abortos precoces y tardíos, malformacionesretraso del crecimiento intrauterino, presencia de diabetes gestacional, preeclampsia y de muerte intrauterina anteparto. Como podéis comprobar todo buenos augurios. Ya os digo, que no tiene porqué producirse, pero el riesgo hay que tenerlo presente.

¿Qué pruebas prenatales serán necesarias y que debería saber?

La prueba más importante del primer trimestre será valorar el riesgo de cromosomopatía en la ecografía de las 12 semanas. El riesgo de presentar un feto con síndrome de Down aumenta exponencialmente con la edad y para conocerlo se debe realizar el triple screening. Si el resultado es de alto riesgo se ofrecerá realizar una amniocentesis, asumiendo que el riesgo de aborto es del 1%. Para este caso, el test de ADN fetal quedaría incompleto, aunque es una solución parcial si no se desea la técnica invasiva. En los enlaces anteriores tenéis los pros y contras de las pruebas diagnósticas y cuando decidirse por unas y no por otras.

En caso de gestaciones con donación de óvulos en mujeres de más de 40 años, el riesgo calculado es menor pues la edad que se contabiliza es la de la donante del óvulo, de la cual se informa a la futura madre.

Por tener más de 35 años, se recomienda realizar una prueba analítica (test de O´Sullivan) para valorar si existe riesgo de presentar diabetes gestacional. Habitualmente se realiza a partir de las 24 semanas, pero en el caso que presentamos, se realizará a partir de las 12-13 semanas, al igual que si existen antecedentes personales  de diabetes pregestacional/gestacional en el embarazo anterior, familiares (diabéticos), obesidad o fetos grandes anteriores.

Pasado el primer trimestre, la segunda prueba más importante es la ecografía de las 20 semanas. Esta ecografía diagnosticará malformaciones físicas, que como hemos dicho anteriormente, pueden producirse.

Pasada esta semana, sería recomendable controlar a esta mujer con ecografías mensuales para control del crecimiento fetal, con el fin de valorar la presencia de retraso en el crecimiento, oligoamnios o malformaciones fetales tardías.

Es de vital importancia que el control de peso sea estricto (recomendación de ganancia de peso) debido a que el exceso de ganancia ponderal está relacionado con el desarrollo de diabetes gestacional, preeclampsia, fetos grandes y con ello más complicaciones en el parto. Para ello, el papel de la MATRONA es fundamental, tanto a nivel de control, como de información y formación.

Por último, la actividad física, tanto de cara al control del peso, como a nivel de mejora de cara al parto se hace necesaria.

 

A correr que el arroz se pasa como dicen en mi tierra!

Saludos.

 

 


Deja un comentario

Las 10 preguntas más frecuentes durante el #embarazo

Que el embarazo genera dudas y que todo el mundo tiene una  respuesta u opinión válida al respecto es algo bastante obvio. Y precisamente por esto último, las contradicciones son tan absurdas que a veces confunden, y mucho, a la pobre embarazada. La disparidad de opinión hace que sienta la necesidad de consultar a alguien de confianza la duda generada.

Internet, se ha convertido en el sustituto de los profesionales sanitarios y ahí tenemos que asumir el “mea culpa” por dejar que esto ocurra. Precisamente el subtítulo de este blog es “todo lo que no te da tiempo a preguntar en la consulta debe estar aquí”, porque implícitamemte doy por supuesto que no es posible en una visita de 20 minutos responder a todas las dudas, aunque yo lo intento! Aprovecho para deciros que vuestra Matrona es la profesional indicada para tal fin; blogs hay miles, y escribir unas líneas es bastante fácil, a veces con más o menos acierto. Contrastar la información obtenida con la de la experiencia de un profesional, es ya una práctica habitual en el día a día.

Mi experiencia me hace pensar en el ranking de las preguntas más frecuentes. Este es el TOP 10:

1.- ¿Qué puedo o no puedo comer?

Existen algunos alimentos que es mejor evitar o consumir con moderación, como el café, la carne cruda, jamón serrano, los pescados grandes, mariscos, algunos quesos. (Pinchando en cada enlace obtendréis más información).

Otros alimentos son necesarios e indispensables para el progreso adecuado, como el ácido fólico o el yodo.

2.- ¿Debo tomar suplementos vitamínicos?

Estrictamente necesario son el ácido fólico y el yodo (en forma de sal yodada o yodo-fluorada). Si hay anemia se recomendará tomar hierro. De forma sistemática no hay indicación en que todas las gestantes tomen complejos multivitamínicos. Esto crea controversia y confusión en la embarazada  (y me refiero a que la creamos los profesionales). La mezcla de la sanidad pública, privada, presión de la industria farmacéutica y falta de manejo de la evidencia científica hace que la bola sea más grande. (más información)

3.- ¿Cómo puedo aliviar mis nauseas/vómitos?

Más del 50% de las embarazadas “sufren” estos síntomas, en especial en el primer trimestre.

Las primeras medidas a tomar son: desayuna algo sólido en la cama tranquilamente y permanece acostada un rato más, come poca cantidad más vecesa al día, preferiblemente comidas frías o semifrías, ricas en proteínas y baja en grasas. (+ info)

Los vómitos que no se consiguen resolver y pueden deshidratar a la mujer se conocen como hiperemesis gravídica.

4.- ¿Qué puedo hacer para evitar mi estreñimiento?

Las hormonas hacen que tu tránsito intestinal sea más lento y el volumen de tu embarazo también. Los consejos típicos son: aumentar el consumo de fibra, yogures, más hidratación y ejercicio físico. (+ info)

5.- ¿Puedo teñirme el pelo?

A día de hoy, no hay base científica que impida su uso. Lo habitual es no utilizar tintes que contengan amoniaco por el simple hecho de irritar el cuero cabelludo. (+info)

6.- ¿Es normal tener calambres en las piernas?

Son muy frecuentes por la noche y sobretodo en el tercer trimestre. No se sabe cual es la causa, y seguro que no es solo una. Con el plátano no se soluciona. (+info)

7.- ¿Pero 9 meses no son 36 semanas?

Que pena, tendríamos vacaciones antes y los años serían más cortos. El embarazo dura 40 semanas, de ahí el título del blog, y puede prolongarse hasta las 41 semanas y 6 días. (+info)

8.- ¿Es peor dejar de fumar que fumar 10 cigarrillos al día?

El tabaco aumenta el riesgo de complicaciones durante el embarazo y deja su impronta durante la vida del futuro hijo, sobretodo si causa nacimentos prematuros y niños con bajo peso al nacer. (+info)

9.- ¿Cuánto peso puedo engordar durante el embarazo?

La falsa creencia de a kilo por mes tampoco nos vale. Hay que ver que relación existe entre el peso y la altura de cada mujer (índice de masa corporal), para ofrecer una cifra recomendada. (+info)


3 comentarios

Pescados que debes evitar comer durante el embarazo.

Photo Credit: Lili B. Capaccetti via Compfight cc

Photo Credit: Lili B. Capaccetti via Compfight cc

¿El consumo de pescado es beneficioso para la salud?

Sí. El pescado es una fuente importante de nutrientes como, entre otros, ácidos grasos omega -3 de cadena larga, proteínas de alta calidad, selenio (Se) y vitamina D. Los efectos beneficiosos del consumo de pescado tanto en niños como en adultos han sido bien reconocidos. Sin embargo, la ingesta de metilmercurio (MeHg) principalmente a través del pescado y marisco contaminado produce efectos perjudiciales sobre el desarrollo del sistema nervioso en el feto y recién nacido.

¿Cuál es la principal fuente de exposición al Metil-mercurio (MeHg)?

La fuente de exposición principal al metilmercurio  es de 1 mg/kg que incluye los siguientes pescados con elevado contenido en mercurio: rape, perro del norte, bonito, anguila, reloj, cabezudo, fletán, rosada del Cabo, marlín, gallo, salmonete, rosada chilena, lucio, tasarte, capellán, pailona, raya, gallineta nórdica, pez vela, pez cinto, besugo, tiburón, escolar, esturión, pez espada y atún.

Hay que tener en cuenta la especie (nombre científico) incluida en dicho listado, ya que, por ejemplo, el fletán negro, el rape negro y el gallo del Norte son especies distintas que se consumen en España con contenido inferior en mercurio.

¿Cuales son los peces con mayor contenido en MeHg?

En España las recomendaciones de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) para poblaciones sensibles: mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y población infantil.

  • Se recomienda a las mujeres embarazadas o que puedan llegar a estarlo, mujeres en periodo de lactancia y a niños de corta edad (entre 1 y 30 meses) consumir una amplia variedad de pescados, por sus grandes beneficios nutritivos, evitando consumir las especies más contaminadas con mercurio cuyo consumo debe limitarse en determinadas etapas.

  • Las recomendaciones para el consumo de pez espada (emperador o mero), tiburón, atún rojo (thunnus thynnus: especie grande, normalmente consumida en fresco o congelada y fileteada) y lucio son las siguientes:

• Mujeres embarazadas o que puedan llegar a estarlo o en período de lactancia. Evitar el consumo

• Niños < 3 años. Evitar el consumo

• Niños 3-12 años. Limitar a 50 g/semana o 100g/ 2 semanas (No consumir ningún otro de los pes- cados de esta categoría en la misma semana)

¿Se puede eliminar el MeHg mediante la limpieza o cocinado del pescado?

No. El 90 a 100% del contenido de mercurio en los peces se encuentra en forma de MeHg. Se halla unido a proteínas (no en la grasa) por lo que no se elimina mediante la limpieza ni el cocinado del pescado.

¿Cuáles son los efectos neurológicos en los niños?

Exposición muy elevada al MeHg como la ocurrida en Minamata producía en los niños afectados intra-útero un cuadro análogo a una parálisis cerebral grave, con un importante retraso en el desarrollo, ceguera, sordera, y alteraciones del tono muscular y de los reflejos tendinosos profundos. En los niños, la toxicidad neurológica del MeHg, con dosis más bajas que las referidas en Minamata, afecta especialmente a la memoria, el lenguaje, la atención, las habilidades verbales, y en menor medida a la función visuo-espacial y motora.

Recomendaciones:

Consume distintos tipos de pescados y mariscos.

Evita el pez espada, mero o emperador.

Evita comer más de una lata de atún a la semana.

Fuente: 

Montserrat González-Estecha y cols. Documento de consenso sobre la prevención de la exposición al metilmercurio en España. Nutr Hosp. 2015; 31 (1): 16-31


¿Quieres saber qué y cuanto debes comer durante el embarazo?

Las necesidades nutricionales durante el embarazo, al contrario de lo que te parezca, no son muy diferentes a los de una mujer no embarazada.

Tan solo a partir del 2º y 3er trimestre (de 13 semanas hasta el final), se debe suplementar con 300 Kcal más al día la dieta anterior.

¿Y eso cuanto es?

Tan solo 1 vaso más de leche semidesnatada al día.

¿Es mejor seguir una dieta típica de alimentos a consumir o una dieta por raciones?

La segunda opción es mejor que la primera. Las dietas de lunes lentejas, martes macarrones, etc… te van a cansar psicológicamente. Es mejor y más práctico plantearte una dieta por raciones, en que tan solo debes contar lo que comes y repartirlo en el día.

Ejemplo: (raciones/día)

Lacteos: 5 raciones. Una ración es: 1 vaso de leche, 2 yogures desnatados o 1 vaso de 60g de queso de Burgos.

Legumbres, pasta, arroz o patatas: 1 o 2 raciones al día. Cocinado son 250 g, es decir, 2 cucharones de sopa en el plato. cada día elige uno de ellos.

Pan: 3 a 6 raciones. Una ración son 50 g. Parte en 5 trozos un pan de cuarto. No vale acumular el pan de la comida que no has usado para un bocata en la cena.

Pescado, carne o huevo: 1 ración (1 filete, 100 g de pescado o 25 g de jamón). Ten en cuenta que ponemos carne a los guisos de legumbres. Estamos sobre alimentados con proteínas; debemos sacar la proteína de los lacteos y no de la carne animal por el exceso de grasa saturada (la del colesterol malo).

Fruta, ensalada o zumo: 5 raciones. Una ración es: 1 ensalada, 1 fruta o medio vaso de zumo. Acostúmbrate a utilizar la ensalada como primer plato, así ya tendrás 2 raciones de las 5.

Verdura cocina: 2 raciones. Hervido para cenar. Al igual que con la carne en el ejemplo de las legumbres, utilizamos verduras en las guarniciones.

Aceita de oliva: 7-10 raciones. Pon en una taza de café de 7 a 10 cuharadas soperas de aceite, esa será tu dosis diaria para todo lo que cocines. Puedes comprar el aceite presurizado para consumir menos cantidad.

Chocolate: 1 ración, que es una onza o 1 cuadradito. Fuente de magnesio muy válida para tu cerebro.

Sal yodada, sin restricción.

Ejercicio físico 40 minutos al día-.

 

El laboratorio Almirón ha creado una calculadora online para que las embarazadas puedan comparar los alimentos que consumen y mejorar los malos hábitos o carencias.

https://www.almiclub.es/almimamas/herramientas/calculadora_nutricional

 


Las cremas antiarrugas y su utilización durante el embarazo

Photo Credit: Sten Dueland via Compfight cc

Photo Credit: Sten Dueland via Compfight cc

Ya sabes que cualquier medicamento, hierba medicinal y/o cremas que utilices previamente al embarazo, pueden ser perjudiciales cuando estés embarazada.

En el caso de las cremas faciales tenemos que tener especial cuidado. Las cremas antiarrugas tienen una composición muy variada, pero la mayoría de ellas contiene derivados del ácido retinoico, que se obtiene de la vitamina A. Esta vitamina  está desaconsejada durante el embarazo por el riesgo de malformaciones fetales graves (cardíacas, neurológicas, faciales…).

Aunque la absorción a través de la piel es muy escasa, en período de gestación es preferible evitar el uso de cremas antiarrugas. Sin embargo, es importante cuidar e hidratar la piel de la cara con cremas exclusivamente hidratantes.

Un consejo es que revises la composición de todas las cremas que utilices a diario y compruebes que no llevan ácido retinoico o Vitamina A. No las tires, simplemente guárdalas para después del parto.

Aprovechando que hablamos de cremas, ¿cuáles son las mejores para evitar las estrías?.

En las farmacias existen multitud de ellas y a todos los precios. No existen ni mejores ni peores, lo que cuenta es que tengas la buena costumbre de hidratarte la piel y no engordar en exceso. El aceite de almendras dulces y el aceite de rosa mosqueta tienen muy buenos resultados, aunque “pringan más”. Lo cómodo de las cremas es que se absorben antes.

 

 


Anticoncepción natural vs Embarazo

Photo Credit: Esparta via Compfight cc

Photo Credit: Esparta via Compfight cc

Los métodos anticonceptivos naturales (también llamados no instrumentales) son aquellos que están basados en el conocimiento de la fisiología reproductiva, sin mediación de fármacos o utensilios ajenos al cuerpo. Los distintos métodos tratan de detectar los cambios asociados a la ovulación, como el hecho de que la ovulación ocurre 14 días antes de la regla, el aumento de la secreción de moco del cérvix en los días previos a la ovulación o la elevación de la temperatura que se produce después de la misma.

El conocimiento de los cambios fisiológicos asociados a la ovulación puede utilizarse tanto para buscar un embarazo como para intentar evitarlo, en función de que se mantengan relaciones sexuales o se practique la abstinencia en los días considerados posiblemente fértiles.

En los últimos años se han comercializado unos tests de orina que detectan el pico de LH previo a la ovulación. También se han utilizado tanto para buscar embarazo como para evitarlo.

A partir de los 35 años la fertilidad cae en picado, y conseguir quedarse embarazada puede ser más difícil. Debes tener algunas aspectos controlados si tu objetivo es conseguir el embarazo:

1) Marca en un calendario el primer día de regla de todos los ciclos que te acuerdes. Existen aplicaciones para el smartphone que te ayudan a controlarlo. Sí ya tienes 4 o 5 meses apuntados, puedes hacer un cálculo sencillo para saber cuántos días tiene tú ciclo. Debes contar de primer día de regla a la siguiente de los meses que tengas anotados y dividir por el número de meses.

P. ejemplo: Enero-Febrero: 29, Febrero-Marzo: 30, Marzo-Abril: 31 y Abril-Mayo: 28.

Suma los días: 29+30+31+28=118 días

Divide entre 4 meses: 118/4= 29,5

Por tanto, tú ciclo es de 29 días. Siempre 14 días antes se ovula, por tanto, 29-14=15.

El día 15 a partir del primer día de regla es el que presuntamente ovularás.

Debes tener relaciones los días 11-13-15-17 y 19 de forma fija. Mejor cada 2 días para que hayan más espermatozoides.

2) Ten en cuenta el método de Billings.

Se basa en la observación de los cambios del moco cervical a lo largo del ciclo.

Durante los primeros días del ciclo la secreción vaginal de moco es muy escasa, pero a medida que progresa la fase folicular se produce un aumento del mismo. Entre uno y dos días antes de la ovulación, el estrógeno aumenta la producción de moco, que se torna transparente y filante (como clara de huevo). Tras la ovulación, la progesterona ejerce el efecto contrario sobre el moco cervical, que se vuelve espeso, escaso y compacto.

Según este método los días no fértiles son los que transcurren desde tres días después del último día de moco filante.

Debe coincidir con el día 15, según el punto anterior.

3) Puedes añadir a estos dos métodos el test de ovulación, que determinará la cantidad de hormona en su punto máximo, relacionado con el día de la ovulación.

Controlando estos 3 métodos puedes conseguir quedarte embarazada en 2 o 3 meses. Si de lo contrario y siguiendo dichos consejos pasa 1 año y no hay embarazo, sería conveniente solicitar un estudio de infertilidad.

 

Suerte y a trabajar.