parto40semanas

Todo lo que no te da tiempo a preguntar en la consulta debe estar aquí.


Deja un comentario

Epidural o Walking epidural

anesthesiologist do spinal block for patient

Photo Credit: <a href=”https://www.flickr.com/photos/129778826@N08/16222265374/”>micolumnasana</a&gt; Flickr via <a href=”http://compfight.com”>Compfight</a&gt; <a href=”https://www.flickr.com/help/general/#147″>cc</a&gt;

¿Qué es la analgesia epidural?

En primer lugar debemos diferenciar entre los términos analgesia y anestesia, pues a la epidural convencional se le suelen atribuir propiedades anestésicas, cuando en realidad no lo es (a no ser que se quiera utilizando una medicación específica).

Algesia, es lo relativo al dolor , por ello An-algesia, es la capacidad para reducir o eliminar el dolor.
Estesia, es lo relativo a la sensación, por ello An-estesia, es la capacidad para reducir la sensibilidad.

En el caso que nos ocupa, la epidural es una analgesia porque elimina el dolor pero no debería afectar a la sensibilidad. Digo que no debería, porque a baja dosis de fármaco puede ser así, en cambio, con una mayor dosis sí que efectivamente bloqueará a los nervios y conseguirá una anestesia.

Así pues, y teniendo en cuenta estos conceptos, la analgesia epidural tiene la capacidad de aliviar el dolor de parto sin producir bloqueo motor, es decir, no impedirá mover los miembros inferiores. Con pocas horas de trabajo de parto, y teniendo en cuenta de la dosis farmacológica utilizada debería ser así. Lamentablemente cuando el parto se alarga muchas horas, la dosis de fármaco no es capaz de salir de la célula nerviosa y la satura, produciendo un bloqueo motor de las piernas de la mujer. Este efecto no es nada recomendable para el parto, debido a que necesitamos que la pelvis y miembros inferiores estén libres para que la cabeza del feto se adapte a los diámetros de la pelvis ósea materna.

¿Qué es la walking epidural (WE)?

Es una técnica analgésica que permite a la mujer aliviar el dolor de parto sin llegar a tener un bloqueo motor, independientemente del número de horas que lleve de parto. La técnica es idéntica al de la epidural convencional, pero la dosis farmacológica y el sistema de perfusión es distinto. La bomba infusora, realiza bolos intermitentes para permitir que el fármaco entre en la célula sensitiva y pueda salir transcurrido un tiempo. Para que lo entendáis, es como un semáforo de tráfico. Se pone en rojo y los coches se paran en el semáforo(se llena la célula de fármaco y por tanto, se consigue el efecto analgésico), se pone en verde y los coches salen (el fármaco sale de la célula).

El anglicismo “walking” significa literalmente andar, aunque no sea lo que pretendemos, sí es lo que buscamos. Permite que la mujer pueda moverse, que sería la traducción correcta, para no bloquear la pelvis e impedir el parto vaginal.

¿Cuáles son las diferencias?

1) La analgesia epidural produce un enlentecimiento de la segunda fase del parto, aumentando la tasa de partos instrumentados y el número de cesáreas. Esos resultados adversos no los tendremos si dejamos que la mujer que está de parto pueda moverse. Así pues, es una gran ventaja sobre la epidural convencional.

2) Utiliza una cuarta parte de potencia analgésica que la epidural convencional, por lo que, a veces, no conseguiremos el alivio del dolor totalmente. De hecho, en una dilatación avanzada, no sería recomendable utilizar la WE porque no conseguiremos el efecto deseado.

3) La bomba de infusión es la clave. Con el mismo ejemplo anterior, en la epidural convencional el semáforo siempre está en rojo, y el fármaco inunda la célula todo el tiempo, no es capaz de salir. Así pues con las horas, se produce el bloqueo motor. En la WE, el semáforo cambia de rojo a verde, y por ello, no hay bloqueo motor.

4) No sería recomendable utilizar la WE en dilataciones avanzadas por el riesgo de falta de alivio del dolor. En cambio, para evitar el bloqueo motor, sería la primera opción si el trabajo de parto acaba de iniciarse.

Espero haber sido de ayuda, también existen otras alternativas.
Saludos.


Deja un comentario

El ciclo lunar y el parto

Realizamos un estudio para observar la relación entre el ciclo lunar y el parto espontáneo. 

RESUMEN Objetivo: Evaluar la relación entre el número de partos y el ciclo lunar. 

Metodología: Estudio observacional, descriptivo y retrospectivo de las gestaciones y partos registrados en el Hospital Universitario de La Ribera durante el período comprendido entre el 1 de enero y el 31 de diciembre del año 2012. 

Resultados: De una población de 1.983 partos se estudió una muestra de 1.027 gestaciones de los cuales cumplieron con los criterios de inclusión. Se analizó la edad materna, fases del ciclo lunar, tipo de parto, edad gestacional, entre otras variables. Entre los resultados obtenidos no se encontró significación estadística, siendo la p>0,05 en ambas categorías. 

Conclusiones: No podemos hablar de diferencias estadísticamente significativas entre el número de partos en las distintas fases lunares, ya que los porcentajes son similares en las cuatro fases.
Os dejo el enlace del texto completo. 

https://www.researchgate.net/publication/307938118_Lunar_cycle_and_the_influence_in_spontaneous_birth


Deja un comentario

Duración de la lactancia materna a los 3 meses postparto

Realizamos un estudio en 2012 con el objetivo de evaluar el porcentaje de madres con la lactancia materna exclusiva a los 3 meses tras el parto. Se trata de un estudio observacional, multicéntrico y retrospectivo, realizado mediante encuesta telefónica en el Departamento de Salud de la Ribera en el año 2012. 

Los principales resultados fueron:

Se obtuvo un total de 259 entrevistas. Observamos que en la distribución de los distintos tipos de lactancia a los 3 meses de vida, el 46,3% correspondió a la tasa de lactancia materna, el 47,1% artificial y el 6,6% mixta. La duración de lactancia materna bruta, no exclusiva, fue de 51 días y la duración media de las madres que iniciaron la lactancia materna y pasaron a artificial fue de 10,89±1,8 días, y con lactancia mixta 66,39±7,2 días. Conclusiones: La principal causa de abandono de la lactancia materna exclusiva fue la hipogalactia.
Os dejo el enlace del artículo completo

https://www.researchgate.net/publication/307937907_Duration_of_exclusive_breastfeeding_at_3_months_after_birth


Deja un comentario

Ser madre a los 40 años. ¿Qué debo esperar de mi embarazo?

Photo Credit: MariselaOchmac via Compfight cc

Photo Credit: MariselaOchmac via Compfight cc

Distintos estudios han mostrado que la fertilidad a partir de los 35 años cae vertiginosamente, y por tanto, conseguir un embarazo es más “difícil”.

Sin embargo, el número de mujeres embarazadas con más de 35 años cada vez es mayor, debido en parte a la falta de empleo y/o estabilidad laboral.

Hace 50 años la media de edad de las mujeres para su primer embarazo correspondía a 21 años, en cambio actualmente son 31. En medio siglo hemos retrasado 10 años la maternidad y por tanto, en igualdad de condiciones, en 50 más serían 20 años (41), y espero que esto no ocurra nunca.

Últimamente, se está observando un incremento al alza en mujeres de más de 40 años, en gran medida, gracias a los tratamientos de reproducción asistida. En este caso, es claro que el deseo de gestar se produce por la ausencia de hijos previos, a pesar del calvario que han tenido que soportar hasta lograr que la gestación llegue a término.

También existe un perfil distinto, el que consiguen embarazo de forma espontánea, donde muy frecuentemente existen hijo/s anteriores, pero buscan otro debido a que éste/éstos ya son mayores, y en último lugar los embarazos no planificados.

Antes de buscarlo, ¿debería prepararme de alguna forma?

En este caso, la visita preconcepcional es muy necesaria, pues a la edad biológica se le asocian otros riesgos comunes al resto de mujeres. En estos enlaces encontrarás información específica de cada uno (alimentación, tóxicos, infecciones, enfermedades, factores ambientales).

Es de vital importancia, tener la precaución de tomar ácido fólico y sal yodada, al menos 3 meses previos a conseguir el embarazo. Si tienes sobrepeso u obesidad, se recomienda bajar de peso de forma previa. Y también eliminar cualquier hábito tóxico, tabaco, drogas y cualquier bebida que lleve alcohol.

¿Qué riesgos me esperan durante el embarazo?

Cuando se hablan de riesgos siempre nos referimos a porcentajes que son superiores a la media, es decir, valores estadísticos que se han dado en esas mismas condiciones, pero que de ninguna manera significa que todo lo que se describe vaya a ocurrir en todas las mujeres.

La añosidad (embarazada >35 años), se ha asociado a  abortos precoces y tardíos, malformacionesretraso del crecimiento intrauterino, presencia de diabetes gestacional, preeclampsia y de muerte intrauterina anteparto. Como podéis comprobar todo buenos augurios. Ya os digo, que no tiene porqué producirse, pero el riesgo hay que tenerlo presente.

¿Qué pruebas prenatales serán necesarias y que debería saber?

La prueba más importante del primer trimestre será valorar el riesgo de cromosomopatía en la ecografía de las 12 semanas. El riesgo de presentar un feto con síndrome de Down aumenta exponencialmente con la edad y para conocerlo se debe realizar el triple screening. Si el resultado es de alto riesgo se ofrecerá realizar una amniocentesis, asumiendo que el riesgo de aborto es del 1%. Para este caso, el test de ADN fetal quedaría incompleto, aunque es una solución parcial si no se desea la técnica invasiva. En los enlaces anteriores tenéis los pros y contras de las pruebas diagnósticas y cuando decidirse por unas y no por otras.

En caso de gestaciones con donación de óvulos en mujeres de más de 40 años, el riesgo calculado es menor pues la edad que se contabiliza es la de la donante del óvulo, de la cual se informa a la futura madre.

Por tener más de 35 años, se recomienda realizar una prueba analítica (test de O´Sullivan) para valorar si existe riesgo de presentar diabetes gestacional. Habitualmente se realiza a partir de las 24 semanas, pero en el caso que presentamos, se realizará a partir de las 12-13 semanas, al igual que si existen antecedentes personales  de diabetes pregestacional/gestacional en el embarazo anterior, familiares (diabéticos), obesidad o fetos grandes anteriores.

Pasado el primer trimestre, la segunda prueba más importante es la ecografía de las 20 semanas. Esta ecografía diagnosticará malformaciones físicas, que como hemos dicho anteriormente, pueden producirse.

Pasada esta semana, sería recomendable controlar a esta mujer con ecografías mensuales para control del crecimiento fetal, con el fin de valorar la presencia de retraso en el crecimiento, oligoamnios o malformaciones fetales tardías.

Es de vital importancia que el control de peso sea estricto (recomendación de ganancia de peso) debido a que el exceso de ganancia ponderal está relacionado con el desarrollo de diabetes gestacional, preeclampsia, fetos grandes y con ello más complicaciones en el parto. Para ello, el papel de la MATRONA es fundamental, tanto a nivel de control, como de información y formación.

Por último, la actividad física, tanto de cara al control del peso, como a nivel de mejora de cara al parto se hace necesaria.

 

A correr que el arroz se pasa como dicen en mi tierra!

Saludos.