parto40semanas

Todo lo que no te da tiempo a preguntar en la consulta debe estar aquí.


2 comentarios

Retraso del crecimiento fetal

Una de las múltiples causas maternas que pueden afectar al crecimiento fetal, es la reducción del flujo útero-placentario.

El flujo sanguíneo útero-placentario puede verse disminuido por un desarrollo defectuoso, adquirido por  obstrucción o disrupción de la vascularización útero-placentaria. Enfermedades médicas de la madre (hipertensión arterial, insuficiencia renal, diabetes mellitus, enfermedades vasculares del colágeno -lupus eritematoso sistémico, síndrome antifosfolipídico- y complicaciones obstétricas, como la preeclampsia, asociadas con vasculopatías y/o disminución del volumen de sangre materno o de la presión arterial, disminuyen la perfusión útero-placentaria y dan lugar al CIR (Crecimiento Intrauterino Retardado).

La preeclampsia, en particular, se caracteriza por el fallo primario de la invasión trofoblástica de las arterias espirales uterinas que conduce al fracaso de la dilatación de estos vasos, aterosis aguda, oclusión e infarto. Por tanto, la hipertensión en el embarazo hace que las arterias de la placenta funcionen mal, impidiendo el paso de sangre a nivel umbilical y dificultando el aporte de oxígeno al feto. Para entenderlo mejor es como si en nuestro grifo de casa, tuviéramos el filtro de salida del agua con muchas piedrecitas y cal. Por más que abramos el grifo, no saldrá apenas agua.