parto40semanas

Todo lo que no te da tiempo a preguntar en la consulta debe estar aquí.


¿Qué es el oligoamnios y qué puedo hacer para mejorarlo?

Photo Credit: Omar Eduardo via Compfight cc

Photo Credit: Omar Eduardo via Compfight cc

El oligoamnios u oligohidramnios, consiste en la disminución del líquido amniótico (LA) por debajo de lo que es “normal” para la edad gestacional. Existencia de < 500 ml de líquido amniótico a término (37-42 semanas).

La dificultad de concretar clínicamente el oligohidramnios en la práctica, pues no existe ninguna sintomatología de presunción, hace que el diagnóstico se realice mediante ecografía.

A diferencia del hidramnios (tener un exceso de LA), no existe posibilidad de resolución espontánea en caso de oligoamnios.

La frecuencia es menor al 5% de las gestaciones, excepto en las gestaciones postérmino (>42 semanas) en las que se convierte en un frecuente.

Causas

1)  La más frecuente de las causas es la gestación postérmino.

2)  Tratamientos farmacológicos: Tratamiento con antinflamatorios e hipotensores.

3) Rotura de las membranas solapada (no diagnosticada hasta ese momento).

4) Malformaciones urológicas (agenesia renal bilateral, obstrucción vías urinarias): Producen graves oligoamnios, que son ya patentes en edades gestacionales tan precoces como la semana 16 de la gestación, cuando la orina fetal se convierte en la principal contribución al líquido amniótico y mantenidos en el tiempo (oligoamnios crónicos). A su vez, entrañan graves consecuencias fetales (deformidades posturales, pulmones no desarrollados)

5) Insuficiencia placentaria, sea cual sea la edad gestacional. La hipoxia fetal crónica por insuficiencia placentaria (sobre todo en caso de retraso del crecimiento fetal o preeclampsia (tensión arterial alta en el embarazo).

6) Causas maternas: Deshidratación, síndromes vasculo-renales, tabaquismo, hipotiroidismo.

7) Idiopático: se desconoce su causa.

¿Qué complicaciones puede ocasionar?

Si el feto no es un malformado, las principales complicaciones son:

-Insuficiencia placentaria
-Hipoxia (falta de oxigenación) en el feto por compresión del cordón.

¿Cómo se diagnostica?

Se realiza mediante ecografía.

Se divide el abdomen materno en 4 cuadrantes imaginarios, un línea horizontal que cruza con una vertical a nivel del ombligo materno. Se miden las lagunas de líquido que quedan en esos 4 cuadrantes y se suman. Esto se conoce como Índice de líquido amniótico (ILA).

Se deben observar estos 3 aspectos:

1-Diámetro de la laguna máxima < 2 cm (siendo grave si es < 1 cm), o un ILA < 8 cm.

El feto sano a término tolera bien una disminución leve del ILA (5-8 cm), pero no así oligoamnios marcados (ILA < 5 cm)

2-Detección de malformaciones renales.

3-Detección de insuficiencia placentaria mediante la cardiotocografía (monitor fetal), estudio vascular fetal con Doppler.

¿Cuál es el tratamiento?

La conducta clínica consiste en su diagnóstico ecográfico e investigación de la posible causa.

1-Hay que realizar una valoración ecográfica de la anatomía y crecimiento fetal y estudio con Doppler para diagnosticar una insuficiencia placentaria.

2-En gestación postérmino(>42 semanas) e insuficiencia placentaria, se aconseja terminar la gestación.

3-En el caso de rotura de membranas, tratar como se indica en el apartado del tema correspondiente.

4-En las formas yatrógenas eliminar la medicación.
5-En las malformaciones dependerá del tipo y de la severidad.

El pronóstico del oligoamnios será:

Para el feto: aumento de complicaciones perinatales y mortalidad intrauterina.

Para la madre: mayor frecuencia de parto instrumentado y frecuentes patologías asociadas.

 

 


1 comentario

El líquido amniótico, ¿cuánto es lo normal?

Photo Credit: Ⅿeagan via Compfight cc

Photo Credit: Ⅿeagan via Compfight cc

El líquido amniótico es aquél que rellana bañando toda la cavidad amniótica alrededor del feto.

Las funciones del líquido amniótico son:

-Proporciona un medio líquido donde al feto se le permiten movimientos activos y pasivos libremente.

– Proporciona una protección mecánica al feto frente a agresiones externas (amortigua posibles traumatismos abdominales maternos) y el efecto de las contracciones uterinas, es decir, es un airbag para tu bebé.

– Permitir aislamiento de los miembros y otras partes del feto. Hace difícil la compresión del cordón umbilical.

– Proporciona un hábitat adecuado, estéril y con temperatura y pH constantes para el buen desarrollo del feto.

– Ayuda a la acomodación del feto al canal del parto cuando la bolsa está íntegra y, cuando se rompe, lubrica el canal del parto.

¿Cómo se forma?

El origen del líquido amniótico varía a lo largo del embarazo:

Más allá de la semana 18 el desarrollo fetal, a la vez que se inicia la función de diversos órganos fetales (riñón, pulmón, etc.), el líquido amniótico se va a producir ya activamente por el feto.

La orina fetal constituye el origen principal del líquido amniótico. El feto produce grandes cantidades diarias de orina que aumentan conforme avanza la gestación (aproximadamente un 30% del peso fetal: 7 a 600 ml/día en el periodo comprendido entre las semanas 14 a 40). Una evidencia de la certeza de esta hipótesis es la práctica ausencia de líquido amniótico en las agenesias renales (fetos sin riñones) y en la oclusión de las vías excretoras (uretra), así como la disminución de su osmolaridad.

¿Cómo lo elimina el feto?

La vida media (o lo que se tarda en tener la mitad de producción) del líquido amniótico, a partir de la semana 18, es de 90 minutos, lo que hace que en tres horas, todo el volumen se haya renovado. Ello supone un nivel elevado de transferencia de líquido que se realizaría de la siguiente forma:

+Deglución fetal y su posterior reabsorción intestinal, que constituye básicamente la vía de eliminación principal. El feto deglute grandes cantidades de líquido amniótico (>20 ml/hora → 500-1000 ml/día a término).

¿Qué cantidad es la normal?

No es un volumen que permanezca estable, existiendo diferencias individuales y a lo largo de la gestación.

En la semana 14 su volumen son unos 100 ml.

En la semana 20 aumenta hasta 400 mI.

En la semana 25 alcanza los 600 mI.

Alcanza su máximo volumen en las semanas 32-34 con cantidades cercanas a los 1000 ml.

A partir de ahí comienza a descender, hasta que en la semana 40 se ha reducido en un 20%, siendo el volumen de 800 ml.

En la semana 42 se ha reducido un 50% (500 ml) y en la semana 44 se reduce un 85%, quedando tan solo 150-200 ml.

¿Cómo se valora?

En la práctica se estima el volumen de líquido amniótico mediante la exploración ecográfica:

a) Se mide el diámetro vertical de la laguna máxima libre de líquido amniótico (normal = 2-8 cm)

b) O bien se calcula el llamado índice de líquido amniótico (ILA; método de Phelan), que no es más que la suma de los diámetros

de las lagunas máximas libres de líquido amniótico halladas en cada uno de los cuatro cuadrantes en que dividimos la cavidad

amniótica (ILA normal = 8-24 cm).

ILA <8, se denomina Oligoamnios.

ILA>24, se denomina Polihidramnios.